Organizadas por ABC y la Fundación Euroamérica y patrocinadas por el BBVA, las jornadas congregaron los pasados 16 y 17 de septiembre a destacados políticos y empresarios de ambos lados del Atlántico.

La tercera conferencia internacional de ABC sobre Europa y América, primera celebrada con el nuevo Gobierno español, reunió los pasados 16 y 17 de septiembre a decenas de políticos, diplomáticos y empresarios con intereses en Iberoamérica. En esta ocasión, el objetivo de las jornadas fue el de fomentar un debate para profundizar en los procesos de integración y liberalización de los mercados de ambos continentes, tanto en el ámbito regional como en el internacional. En las discusiones se habló de la liberalización comercial y de los retos de los procesos de integración ejemplificados en la Unión Europea, el Alca o Mercosur. Además, los participantes debatieron sobre las implicaciones comerciales para Iberoamérica de la ampliación de la Unión Europea a 25 miembros, y sobre la difícil década de los noventa para la región.

Como invitados estrella acudieron el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el secretario general del Partido Popular, Mariano Rajoy. Estuvieron acompañados por personalidades como Fernando Solana, ex ministro de Asuntos Exteriores de México; Ricardo López Murphy, presidente del Movimiento Federal Recrear de Argentina, o Isabel Martín Castellá, vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones.
La ceremonia de apertura estuvo a cargo de Catalina Luca de Tena, presidenta y editora del diario ABC, y de Francisco González, presidente del BBVA, quien reflexionó acerca de la globalización. "No es un fenómeno nuevo ni continuo, pero ha adquirido un caracter universal", afirmó, para añadir que ésta sería la década de grandes jugadores como China yla India, que suponen un tercio de la población mundial y que se ha convertido en verdaderos competidores económicos. El banquero también enumeró las estrategias internacionales que le han dado mejores resultados. Por ejemplo, "la apertura a las inversioens extranjeras, la estabilización política y el ambiente de confianza y seguridad jurídica". Y dio como ejemplo el caso de México y el de Chile, que habían sabido abrirse económicamente al exterior. "México ya es una economía emergida, no emergente", añadió. Además, González sugirió que era imposible el desarrollo sin inversiones y que la Unión Europe debía jugar un importante papel que todavía es insuficiente (slvo las excepciones de España y Portugal). "Latinoamérica supone sólo el 2,4% de las exportaciones de la Unión Europea y sólo el 2% de sus importaciones", indicó. Por último, anunció la operación por la que su banco, a través de su filial BBVA Bancomer, acababa de adquirir la mexicana Hipotecaria Nacional.